Cristo Relevante

En la historia de la humanidad vamos a encontrar una gran cantidad de líderes mundiales, como enseñadores y pensadores. Es así como tenemos a Sócrates, quien enseño unos 40 años; Plantón unos 50; y Aristóteles unos 40. Sumado los tres, nos dan unos 130 años. No podemos negar la importancia de sus enseñanzas, lo que influenció en su tiempo a sus contemporáneos y que fueron un gran aporte a la sociedad.

No obstante, las enseñanzas e influencias de estos importantes pensadores y bienhechores de la humanidad, no se comparan a la vida y enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo. Él enseño durante tres años y a pesar del poco tiempo de su ministerio, tanto su enseñanza y su influencia en el medio humano -después de dos mil años- aún permanece vigente y, cada día, cobra mayor relevancia.

No se puede negar que la persona de Cristo es única en la historia de la humanidad, es tan así que Gandhi -refiriéndose a Jesucristo- dijo: “No sé de nadie que haya hecho más por la humanidad que Jesús…”. Con razón la historia está marcada con un antes y un después de Cristo, lo que hace de su persona y sus enseñanzas algo único y extraordinario que no tiene comparación alguna.

Cuando Jesucristo terminó su ministerio terrenal (33 d.C.), sus seguidores eran unos 120 personar (hombres y mujeres Hechos 1:15). Hoy después de dos mil años, sus seguidores sobrepasan con creces los mil millones que afirman ser cristianos, y otros cientos de millones consideran a Jesús un profeta. No cabe duda de que tanto su vida como sus enseñanzas han dejado una profunda impresión en la humanidad.

Otra cualidad que lo caracteriza es su preocupación y compasión por los pobres y los enfermos, lo que llevó al Concilio de Nicea a decretar que existiesen lugares donde cuidarlos y atenderlos. De allí viene lo que hasta hoy vemos en los hospitales, lugares que tienen nombres como “El Buen samaritano” o “El Buen Pastor”. Lo que más tarde inspiró a sus seguidores a la creación de instituciones de cuidado de los leprosos y el comienzo de los hospitales, tal y como hoy se le conoce.

El mundo antiguo tendía a reservar la educación sólo para la élite, pero la noción de que todos los niños llevaban la imagen de Dios ayudó a impulsar el movimiento para la alfabetización universal. Es tanta su influencia que en la educación, las universidades, como Cambridge, Oxford y Harvard, en su fundación se inspiraron en la enseñanza de Jesús, que consistía en “amar a Dios con toda la mente…”.

En la historia no existe otro líder que haya inspirado tantos cambios positivos en la vida de sus seguidores. No hay nadie que haya tenido una experiencia con Cristo, que no haya sido impactado y transformado. Todo aquel que ha tenido un encuentro con él, sus paradigmas han cambiado y su existencia ha sido alterada positivamente para siempre. Es más, cuando se llega a experimentar el amor de Dios en el corazón, se llega a consagrar totalmente la vida al servicio de él y su evangelio. Tanto así que aún sus seguidores estaríamos dispuestos a ofrendar la vida por él. En lo que respecta a mí, Bendito es el día en que Cristo, mi Señor, impactó mi alma. Gloria a Dios.

Updated: 11 octubre, 2019 — 8:48 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *